Mousse de chocolate con sifón

 

Si ya tienes un sifón de cocina, lo mejor será que comiences a utilizarlo, incluso para preparar postres clásicos como la mousse de chocolate, pues el resultado que se logra con el sifón es como si la hubiese preparado el repostero más experimentado en el restaurante de un hotel cinco estrellas: una textura maravillosa, un sabor estupendo y una apariencia sofisticada.

Cocinar con sifón antes era cosa de los chef profesionales, pero para fortuna de todos, en la actualidad esta herramienta es accesible a cualquier hogar. En esta oportunidad quisimos dedicarle un espacio a uno de los mousses preferidos de grandes y chicos en todo el mundo, la mousse de chocolate, pero esta vez preparada con esta maravillosa herramienta.

Lo primero que tenemos hacer antes de ir a por los ingredientes es pensar en la cantidad de mousse que queremos preparar. En este caso, nos podemos guiar por la capacidad de nuestro sifón, por ejemplo, si tiene capacidad para 500 ml, nos alcanzará para unas 4 o 5 porciones generosas y como son tan comunes estas medidas en los hogares, haremos la receta pensado en esta cantidad, y si tienes un sifón de 1 litro, tendrás que doblar la cantidad de los ingredientes.

 

Vamos a utilizar

 

250 ml de nata que tenga al menos 35% de materia grasa.

75 gramos de chocolate oscuro

100 ml de leche completa

25 gramos de azúcar refinada

40 gramos de polvo de cacao puro

1,5 hojas de gelatina

1 pizca de sal

1 cucharada de brandy (opcional como aromatizante)

 

Preparación

 

Primero dejamos en remojo la gelatina y la guardamos en el frigorífico. Enseguida procedemos a mezclar en una olla el chocolate oscuro, la leche, el azúcar, la nata, y lo pondremos a fuego medio, sin dejar de remover hasta conseguir una mezcla homogénea. Más adelante agregamos el cacao en polvo, mezclamos bien con la pizca de sal y de inmediato las gelatinas, sin dejar de remover.

Cuando todo esté mezclado apagamos el fuego y dejamos enfriar la mezcla. Una vez que esto ocurra, procedemos a colarla para evitar el atasco de la boquilla del sifón, siempre recuerda este paso para cualquier receta. Al verter la mezcla en el sifón debemos cerrarlo correctamente y poner una cápsula de dióxido de nitrógeno (N2O), es muy importante que agitemos muy bien el sifón para que el mousse de chocolate quede bien cremoso. Debemos dejarlo toda la noche en frigorífico si queremos un resultado profesional, y al servirlo, podemos usar copas de cristal y decorar con trocitos de fresa, pepitas de colores, chispas de chocolate, etc.

Chocolate con galletas de nata

Imagen: hogarmania.com

El chocolate es uno de los alimentos favoritos de mucha gente y puede ser consumido en tantas formas diferentes, que hay para complacer cualquier tipo de gustos. Puede ser bebido frío o caliente, espeso, ligero, comido, como sea que lo desees. Además, también puedes hallarlo con diversas cantidades de azúcar.

Las galletas son uno de los acompañantes más populares del café, del chocolate, del té, entre otros y, al igual que el chocolate, sus variaciones son prácticamente incontables. Entonces, ¿de qué manera es más recomendable consumir estos alimentos? La respuesta está en ti, en tus preferencias y gustos.

Una receta bastante alabada es la de chocolate caliente con galletas de nata. Es bastante sencilla de preparar y te tomará apenas unos cuantos minutos. Los ingredientes para el chocolate puedes hallarlos en cualquier supermercado ya que requiere de chocolate negro, leche condensada, agua, canela y hojas de menta. Para las galletas necesitarás nata, azúcar, harina y huevo. Puedes hallar la receta en cualquier sitio de internet de cocina y verás que es bastante sencilla y vale la pena el disfrutarlas cualquier tarde.