Alimentación infantil

 

alinf
salud180.com

Como bien saben, este es un tema controversial en las familias de hoy día, sobre todo para los padres y madres primerizos. Para nadie es un secreto que a veces como padres nos deprimimos, preocupamos o estresamos cuando nuestro pequeño no está comiendo como meses antes. Pero no es del todo una mala señal, ya que los niños mientras más crecen menos comen, es la ley de la vida. De por sí, un niño en su primer año crece con mayor velocidad, pero a partir del primer año en adelante nuestro pequeño no crece al mismo ritmo, supongo que ustedes han notado eso.

Por consiguiente, es normal que el niño deje de comer con la misma intensidad después de su primer añito, por supuesto, a veces es por problemas de salud. Es decir, aquí no estamos diciendo que no te preocupes por el ritmo de la alimentación de tu pequeño, sino que te informamos algunos puntos básicos sobre este tema, cosas que quizá no sabías.

Según expertos, después de los 2 añitos, el pequeño podría comer menos, ya que la velocidad de su crecimiento es aún más lenta. Generalmente, los niños empiezan de nuevo a comer con ganas a partir de los 5 o 6 años de edad, claro, cada persona siempre va tener un ritmo específico para comer al igual que una cantidad específica de alimentos.

Hay que tener en cuenta algo muy importante, y es que el niño come por necesidad, no por obligación. Asimismo, sería de gran ayuda que los padres fomenten la alimentación y el apetito en los pequeños de la casa. Esto se puede lograr enseñando a los niños a que ellos sirvan la mesa, a que escojan por sí mismo la cantidad de comida que desean ingerir, etc. Evita complacer con exquisiteces a los niños, la hora de la comida es sagrada, no es para disfrutar exquisiteces, ni mucho menos dulces.

Por último, podemos decir que es imprescindible fomentar en los niños una alimentación balanceada, así como ofrecerles solo lo que ellos necesitan (ellos no comen o no deben comer la misma cantidad de alimentos que nosotros los adultos). Esto para que el niño tenga una sana alimentación y para que la misma no represente una futura obesidad.

Cuida lo que comes: Conoce 9 alimentos que podrían matarte sin saberlo

 

 

La comida que consumimos es algo con lo que debemos tener mucho cuidado dado que nuestro cuerpo es bastante preciado. De entrar el alimento incorrecto en nuestro sistema, podríamos obtener reacciones adversas como mareo, vómito, diarrea, intoxicaciones, dolores en algunas zonas del cuerpo o incluso, en el peor de los casos, la muerte.

Es por esto que tener en cuenta cada una de las cosas que ingerimos, desde la comida rápida que compramos para darnos un gusto o resolver el desayuno, almuerzo o cena, hasta la comida que hacemos en casa puesto que algunos de los 9 alimentos que se mencionarán a continuación, y que podrían matarte sin saberlo, son cosas que se utilizan en el día a día para cocinar en casa o que, por una razón u otra, siempre los tienes a la mano.

ruibEl primero de estos es el ruibarbo, a pesar de ser un vegetal posee un alto nivel de ácido oxálico en sus hojas, el cual puede causar cálculos renales y es la razón por la que solo el tallo y la raíz de esta verdura son consumibles. Por otro lado se encuentra la nuez moscada, y es que si bien puede ser un buen complemento para tus preparaciones, lo cierto es que consumirla en exceso puede causar convulsiones o incluso una psicosis tan fuerte que podría hacerte sentir que estás a punto de dejar de respirar.

Otro de los alimentos que debes tener cuidado al consumir es la patata dado que al ingerir sus brotes verdes, podrías exponerte a diarreas, dolores de estómago, un coma o algo tan terrible como la muerte. Así mismo, evitar las hojas y los tallos de los tomates así como las hojas y raíces de la yuca es obligatorio, dado que los primeros pueden hacerle daño al estómago a causa de los venenos alcalinos que posee y los segundos son altamente peligrosos para la salud, pudiendo llegar incluso a ser fatales.

Igualmente, las almendras amargas y las semillas de frutas como la manzana, el albaricoque, la cereza y el melocotón poseen altos niveles de cianuro de hidrógeno, un ácido que consumido en grandes cantidades podría causar la muerte.

Por último, alimentos tan comunes en casa como la miel  y los anacardos son productos que de no pasar por un cierto proceso de depuración, pueden ser nocivas para la salud. La miel cruda posee una toxina llamada “grayanotoxina” que puede causar mareos, náuseas, sudoración excesiva, vómitos o debilidad y por ello pasarla por un proceso de pasteurización se vuelve realmente necesario, mientras que los anacardos contienen “urushiol”, una sustancia tan dañina como la hiedra venenosa, por lo que puede ser fatal si no se pasan por un proceso de hervido para eliminar este compuesto químico.

Mousse de chocolate con sifón

 

Si ya tienes un sifón de cocina, lo mejor será que comiences a utilizarlo, incluso para preparar postres clásicos como la mousse de chocolate, pues el resultado que se logra con el sifón es como si la hubiese preparado el repostero más experimentado en el restaurante de un hotel cinco estrellas: una textura maravillosa, un sabor estupendo y una apariencia sofisticada.

Cocinar con sifón antes era cosa de los chef profesionales, pero para fortuna de todos, en la actualidad esta herramienta es accesible a cualquier hogar. En esta oportunidad quisimos dedicarle un espacio a uno de los mousses preferidos de grandes y chicos en todo el mundo, la mousse de chocolate, pero esta vez preparada con esta maravillosa herramienta.

Lo primero que tenemos hacer antes de ir a por los ingredientes es pensar en la cantidad de mousse que queremos preparar. En este caso, nos podemos guiar por la capacidad de nuestro sifón, por ejemplo, si tiene capacidad para 500 ml, nos alcanzará para unas 4 o 5 porciones generosas y como son tan comunes estas medidas en los hogares, haremos la receta pensado en esta cantidad, y si tienes un sifón de 1 litro, tendrás que doblar la cantidad de los ingredientes.

 

Vamos a utilizar

 

250 ml de nata que tenga al menos 35% de materia grasa.

75 gramos de chocolate oscuro

100 ml de leche completa

25 gramos de azúcar refinada

40 gramos de polvo de cacao puro

1,5 hojas de gelatina

1 pizca de sal

1 cucharada de brandy (opcional como aromatizante)

 

Preparación

 

Primero dejamos en remojo la gelatina y la guardamos en el frigorífico. Enseguida procedemos a mezclar en una olla el chocolate oscuro, la leche, el azúcar, la nata, y lo pondremos a fuego medio, sin dejar de remover hasta conseguir una mezcla homogénea. Más adelante agregamos el cacao en polvo, mezclamos bien con la pizca de sal y de inmediato las gelatinas, sin dejar de remover.

Cuando todo esté mezclado apagamos el fuego y dejamos enfriar la mezcla. Una vez que esto ocurra, procedemos a colarla para evitar el atasco de la boquilla del sifón, siempre recuerda este paso para cualquier receta. Al verter la mezcla en el sifón debemos cerrarlo correctamente y poner una cápsula de dióxido de nitrógeno (N2O), es muy importante que agitemos muy bien el sifón para que el mousse de chocolate quede bien cremoso. Debemos dejarlo toda la noche en frigorífico si queremos un resultado profesional, y al servirlo, podemos usar copas de cristal y decorar con trocitos de fresa, pepitas de colores, chispas de chocolate, etc.

Galletas de mantequilla con azúcar

 

 

Imagen: galletasdemantequilla.net

Las galletas son un uno de los manjares más populares y preferidos alrededor de todo el mundo. Su preparación puede variar enormemente, pero, generalmente, están hechas a base de harina.

La creación de las galletas viene dada por la necesidad de los viajeros y exploradores de un alimento que fuera nutritivo, compacto y de fácil transporte. En los años previos, muchos recurrían a llevar alimento vivo tales como pollos, cerdos, entre otros. Sin embargo, esto suponía un desperdicio de espacio y esfuerzo muy altos, por lo que se intentó buscar otra solución. Las galletas pueden remontarse a épocas tan antiguas como lo es la egipcia y la romana, donde se comenzaron a crear panes crujientes y planos en base a harina de trigo, las cuales son consideradas como las primeras galletas del mundo.

Una de las formas más sencillas y populares de preparar galletas es utilizando harina, mantequilla, azúcar, vainilla y huevos, creando con estos ingredientes una mezcla homogénea que posteriormente es horneada. Es muy fácil de preparar y puedes hallar sus pasos básicos a lo largo de la web, por lo que te invitamos a probarla si alguna tarde te provoca acompañar tu café con un par de galletas de mantequilla con azúcar.

Que necesita: Una batidora de vaso

Chocolate con galletas de nata

Imagen: hogarmania.com

El chocolate es uno de los alimentos favoritos de mucha gente y puede ser consumido en tantas formas diferentes, que hay para complacer cualquier tipo de gustos. Puede ser bebido frío o caliente, espeso, ligero, comido, como sea que lo desees. Además, también puedes hallarlo con diversas cantidades de azúcar.

Las galletas son uno de los acompañantes más populares del café, del chocolate, del té, entre otros y, al igual que el chocolate, sus variaciones son prácticamente incontables. Entonces, ¿de qué manera es más recomendable consumir estos alimentos? La respuesta está en ti, en tus preferencias y gustos.

Una receta bastante alabada es la de chocolate caliente con galletas de nata. Es bastante sencilla de preparar y te tomará apenas unos cuantos minutos. Los ingredientes para el chocolate puedes hallarlos en cualquier supermercado ya que requiere de chocolate negro, leche condensada, agua, canela y hojas de menta. Para las galletas necesitarás nata, azúcar, harina y huevo. Puedes hallar la receta en cualquier sitio de internet de cocina y verás que es bastante sencilla y vale la pena el disfrutarlas cualquier tarde.

¿Qué debes saber sobre la celiaquía?

 

 

Seguro la palabra “celiaquía” no trae mucho a tu mente en este momento, sin embargo, es una enfermedad que se está presentando con mayor regularidad en los últimos años. ¿Qué es? No es más que la intolerancia al gluten que incluyen alimentos como el trigo, el centeno, la cebada y se piensa que incluso el que se encuentra en la avena.

A pesar de que la celiaquía se está dando en un mayor número de personas en la última década, aún hay quienes ignoran la existencia de esta, por lo que se hace importante el promover y expandir lo que la celiaquía significa.

¿Cómo puedes saber si tú o alguien en tu familia padecen de esta intolerancia? Lo cierto es que aunque pueden existir síntomas visibles como náuseas, vómito, diarrea, dolor abdominal, pérdida del apetito (y por ende de peso), no hay forma de corroborar que tienes esta enfermedad sin antes hacerte una prueba médica.

 

Imprimir

Dicha prueba puede ser algo tan sencillo como un análisis de sangre o llegar incluso a una biopsia intestinal, dado que viendo cómo se encuentra el tejido intestinal es que se puede constatar en un 100% posees celiaquía.

En caso de que tus análisis sean positivos para celiaquía, la buena noticia es que no requerirás tomar de ningún tipo de medicamento ni momentáneamente, ni de por vida. Sin embargo, involucrarte en una dieta cuidadosa y libre de cualquier alimento que contenga gluten es indispensable.

Si te preguntas si la falta de estos alimentos puede afectar tu desarrollo o salud, ¡no temas! Estarás completamente bien dado que los mismos no proveen ninguna vitamina o sustancia indispensable para el cuerpo.

Entre los alimentos que debes evitar se encuentran los procesados y envasados que no cuenten con una etiqueta que diga “libre de gluten”, el trigo, el centeno, la cebada, la cerveza y cualquier alimento o bebida fermentada; mientras que el acercarte a productos frescos como la carne, el pescado, las frutas y los vegetales serán una excelente idea.